Connect with us

Salud

Se esnifa 12 rayas de cocaína durante las campanadas y acaba ingresado por sobredosis

Publicado

el

Compartir

Un joven de 23 años ingresó a las 00:20 de la madrugada del día 1 en el Hospital Teresa Herrera de A Coruña tras haber ingerido 12 rayas de cocaína durante las campanadas de fin de año. Sus amigos fueron los que llamaron a los servicios de emergencia del 112. Ellos confesaron que el chaval se comió aproximadamente 2 gramos y medios de cocaína en 12 segundos. “Rápidamente nos dimos cuenta que nos habÍamos pasado con la sustancia porque empezó a echar espuma por la boca y se le pusieron ojos en blanco, no podía moverse ni levantarse”. 

Al parecer se trataba de una apuesta en el que la víctima no pagaría el bote para droga si conseguía dicha “hazaña”. Los sanitarios añadieron en el informe que el muchacho no respondía a las preguntas de los sanitarios, solo decía “feliz año, feliz año”. El paciente y sus amigos habían alquilado una casa rural en la localidad en el Valle del Dubra para pasar la noche vieja lejos de la urbe para así poder beber y drogarse sin conocimiento alguno, según habrían informado varios de ellos a los medios de comunicación.

Cuando los servicios de emergencia se llevaron a la víctima, sus amigos se quedaron allí de fiesta como si no hubiera pasado nada. La denuncia del hospital a la Guardia Civicil apuntó que ningún amigo le acompaño en la ambulancia. “A lo mejor lo que le sentó mal fue el cordero que cenamos  previamente, ya que nuestro amigo es vegetariano e iba tan borracho que no se dio cuenta de que era carne. Fijo que fue eso”, dijo Gonzalo, el miembro del grupo con un poco mas de cabeza

El cuerpo de este inocente muchacho no pudo soportar tal cantidad de droga a pesar de ser un consumidor nato. Los análisis de sangre afirmaron la calidad de la sustancia, que al parecer tenía un 95% de pureza, algo prácticamente imposible de ver en el mercado el menudeo. -Estaba bien pagada-

El paciente ingresó en el servicio de medicina intensiva en situación de coma y con fuerte convulsiones. Según el parte médico, el pronostico es estable dentro de la gravedad. El chico se encuentra en la UCI con frecuencia cardiaca normal, sedado, entubado, y conectado a un sistema de ventilación mecánica con poleas y bombas hidráulicas inventado en el siglo XIV.

Compartir
Patrocinador
¡Coméntanos!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tendencia